search
close

Te llamamos
GRATIS

Una Navidad deliciosa y sin riesgos para las embarazadas

23 de diciembre de 2015
Desde EasyFIV queremos que las mujeres que estáis esperando un bebé disfrutéis al máximo de la gastronomía propia de las fiestas sin comprometer la salud, por lo que hemos consultado a una profesional: Elisa Escorihuela (@EliEscorihuela), nutricionista y gerente de Nutt, así como autora de diversos libros sobre recetas temáticas. Ella nos da las claves para ello en la siguiente entrevista:


"Los altos niveles de azúcar pueden favorecer patologías como la diabetes gestacional"


Desde EasyFIV queremos que las mujeres que estáis esperando un bebé disfrutéis al máximo de la gastronomía propia de las fiestas sin comprometer la salud, por lo que hemos consultado a una profesional: Elisa Escorihuela (@EliEscorihuela), nutricionista y gerente de Nutt, así como autora de diversos libros sobre recetas temáticas. Ella nos da las claves para ello en la siguiente entrevista:


Durante estas fechas suelen cometerse excesos gastronómicos. ¿Deberían las embarazadas deberían tener más presente su dieta? 

Las embarazadas son una población que ha de vigilar especialmente su ingesta en cualquier etapa del año, principalmente por su situación fisiológica. Al estar desarrollando un nuevo individuo en su interior no han de descuidar los aportes en micronutrientes, ya que cualquier deficiencia en algún mineral o vitamina puede tener repercusiones en el estado de desarrollo del feto. En resumen, se trata de evitar situaciones carenciales y aportar una gama variada de alimentos que puedan cubrir los requerimientos.

 

¿Hay algún alimento que conviene que no prueben? 

Principalmente, pescados o mariscos crudos o mal cocinados, con alto contenido en mercurio, en conserva o ahumados, así como carnes o aves crudas o mal cocinadas y embutidos de cualquier tipo, desde el jamón serrano hasta algún pate de hígado. También es poco recomendable comer huevos medio crudos o mal cocinados, así como postres o salsas caseras que los contengan. En lo  que  a quesos se refiere, no es conveniente consumir lo blandos no pasteurizados, como el brie o el camembert.  Por su parte, los brotes de alfalfa y otras semillas o cualquier verdura sin lavar, particularmente lechuga y repollo, pueden ser el vector de transmisión de algún parásito. Además, es bueno evitar las ensaladas ya preparadas, pues algunas contienen huevos o salsas que suelen contener huevo. Por último, hay que evitar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que pueden producir problemas cerebrales en el desarrollo del feto.

 

Por el contrario, ¿qué menú sería el más idóneo para ellas?

Aconsejaría una sopa o ensaladas de verduras cocinadas, ya que esto suele ayudar a controlar el apetito. De plato principal, una porción de legumbres, carne o pescado al horno o a la plancha con verduras; evitando comer salsas picantes o pesadas, y las frituras. Si se opta por el pescado, ha de cocinarse hasta que alcance una temperatura de 65ºC. Si se opta por ternera o cordero, hay que cocinar la carne hasta que alcance los 75ºC. En cuanto al postre, es recomendable utilizar azúcares complejos en los dulces, es decir, harinas de tipo integral para evitar la aparición de condiciones patológicas como la diabetes gestacional.

 

Comentabas que hay que tener especial cuidado con el marisco. ¿Por qué? 

Lo más aconsejable es evitar tomar marisco o, al menos, reducir su ingesta a momentos muy puntuales. Siempre hay que prestar mucha atención a la cocción, tanto si se trata de mejillones, almejas, calamares o langostinos. El motivo de esta prohibición radica en que muchos mariscos pueden ser los vectores de ciertas infecciones que la futura madre podría contraer, poniendo en peligro la salud del feto, como por ejemplo la salmonelosis, una enfermedad bacteriana causada por Salmonella spp. También podemos indicar el riesgo de contraer anisakis o la denominada toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria generalmente inofensiva pero que, si se contrae durante el embarazo, puede llegar a comprometer el feto. 

 

La Navidad también es época de brindis. Evidentemente, las mujeres encintas no deberían probar el alcohol pero, ¿recomendarías alguna bebida para ellas más allá del agua?

Podrían optar por un ponche navideño sin alcohol, que pueden realizar con los siguientes ingredientes: 1/2 l. de zumo de naranja,  1/4 l. de zumo de arándanos, 1/4 l. de zumo de piña, raíz de jengibre, 80 gr. de azúcar moreno (opcional) y un vaso de agua. Esta puede ser una buena opción que, además, pueden tomar caliente. Alguna infusión también puede ser recomendable, siempre y cuando no contengan cafeína o derivados. Pero, sin duda, lo más aconsejable es el agua, ya que no solo hidrata, sino que evita el estreñimiento.

 

En toda mesa navideña hay turrones, polvorones y bombones. ¿Las embarazadas pueden tomar esta clase de dulces o hay algunos más aconsejables que otros? 

Un trozo de turrón o polvorón es apropiado con moderación, pero no conviene abusar de dulces y pasteles. Como comentábamos, los altos niveles de azúcar pueden favorecer patologías como la diabetes gestacional. Sin embargo, para celebrar las fiestas son perfectos los postres a base de fruta, como la compota o la manzana asada.
¡Comparte en tus redes sociales!  
Información relativa a las cookies
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si usted sigue navegando por nuestra página web entendemos que acepta implicitamente nuestra política de cookies.
close