search
close

Te llamamos
GRATIS

¿Por qué se retrasa la edad para ser madre?

21 de septiembre de 2015
Hace apenas dos meses la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, daba a luz a su primer hijo. La dirigente política tiene 40 años. No se trata de un caso aislado, las mujeres españolas se convierten en madres cada vez más tarde. La edad de maternidad se ha retrasado desde los 25 años hasta los 30’1, según el datos de 2013 del Instituto de Política Familiar de España.

¿Por qué se retrasa la edad para ser madre?

Hace apenas dos meses la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, daba a luz a su primer hijo. La dirigente política tiene 40 años. No se trata de un caso aislado, las mujeres españolas se convierten en madres cada vez más tarde. La edad de maternidad se ha retrasado desde los 25 años hasta los 30’1, según el datos de 2013 del Instituto de Política Familiar de España.

A pesar de que socialmente una mujer de esa edad es joven, no lo es tanto reproductivamente. A los 35 años las posibilidades de embarazo natural disminuyen y lo hacen todavía más conforme cumple años. También aumentan las anomalías cromosómicas y cae la reserva ovárica.Retraso en la edad de maternidad

La cuestión es: ¿por qué cada vez esperan más para ser madres por primera vez? Diversos son los motivos que explican la situación.

Estudiosas
Las universitarias copan las aulas de las facultades en España, pues las estudiantes suponen un 54,3% del alumnado y un 57,6% del total de los titulados, según las estadísticas. La época de estudio continúa con los postgrados, por lo que el periodo de formación se prolonga.

Independencia
La entrada en el mundo laboral de manera generalizada se retrasa, en parte, como consecuencia del punto anterior y, por lo tanto, la edad de emancipación también es más tardía.

Trabajadoras
No son pocas las mujeres trabajadoras, al contrario. Según datos del Ministerio, ellas representan el 46,40% del total de los afiliados al Sistema de Seguridad Social. Las dificultades de conciliar la crianza con la faceta profesional y, en ocasiones, el temor a perder el empleo o promociones laborales juegan su papel.

La crisis
Más que la crisis, la incertidumbre que genera la crisis. La falta de estabilidad económica y las inseguridades no favorecen la natalidad.

En todo caso, parece que, aunque tímidamente, la sociedad empieza a dar pasos para que las mujeres que lo deseen no se sientan presionadas a renunciar a su maternidad.

¡Comparte en tus redes sociales!  
Información relativa a las cookies
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si usted sigue navegando por nuestra página web entendemos que acepta implicitamente nuestra política de cookies.
close