search
close

Te llamamos
GRATIS

La infertilidad y la importancia del apoyo emocional

7 de septiembre de 2017
Uno de los grandes avances de la medicina del siglo XX fue la introducción de la fecundación in vitro y otras técnicas de reproducción asistida. No obstante, aunque la reproducción asistida se haya implementado como técnica para ayudar a parejas infértiles desde hace más de veinte años, se sabe muy poco acerca de los aspectos psicológicos y emocionales vinculados a la infertilidad y su tratamiento.


Se entiende por infertilidad la imposibilidad de una pareja de lograr un embarazo después de un año de vida sexual activa, sin uso de métodos anticonceptivos y/o la imposibilidad de lograr un embarazo a término. Las causas de esta imposibilidad son variadas: el factor masculino representa un 40%, la disfunción ovárica un 30%, la enfermedad tubárica o uterina un 20%, los factores inmunológicos un 5%, y causa desconocida un 20%.

Con el avance de la medicina reproductiva y la tecnología, la mayoría de los casos que antes se hubieran atribuido a causas psicogénicas, hoy tienen una respuesta biológica para explicarlos y cada vez se reduce más el porcentaje de pacientes cuya infertilidad es de causa desconocida. Años atrás se habían diagnosticado algunos problemas de fertilidad a causa de problemas emocionales, pero a partir de los años 80 la mayoría de las publicaciones sobre el tema señalaban que la perturbación emocional es más una consecuencia de la infertilidad que no una causa de la misma. En otras palabras, se estima que los síndromes psiquiátricos no juegan un papel significativo en la génesis de la infertilidad, sino que pueden aparecer una vez diagnosticado el problema.

Aunque con las técnicas de reproducción asistida se pueda contribuir a lograr el embarazo, para una persona suele ser difícil aceptar esta infertilidad y no todas reaccionan por igual. Es por eso que en la actualidad se solicita cada vez más la participación de profesionales de la salud mental en las unidades de medicina reproductiva. El impacto que tiene el diagnóstico de infertilidad, tanto para la pareja en sí, como para cada uno de sus miembros por separado, se ha descrito como una crisis vital a la cual contribuyen muchos factores.

En general, las mujeres y/o parejas que se someten a tratamientos sin éxito se caracterizan por padecer un gran desgaste emocional por su carácter cíclico, repitiéndose una y otra vez la vivencia de esperanza (al inicio del ciclo) y de fracaso (cuando llega la menstruación). Lo que más impacta en el sentido emocional es el elevado coste económico del tratamiento de reproducción asistida, el proceso quirúrgico y la invasión a la privacidad sexual. En parejas infértiles se han encontrado sentimientos de inadecuación, desesperación, pena, miedo, pérdida de la libido, disfunción eréctil, inestabilidad emocional, pérdida de la autoestima, culpa, depresión, envidia y celos hacia las mujeres embarazadas, etc. Se han descrito trastornos psicosomáticos, represión de las reacciones emocionales, deseo frenético de adoptar un hijo rápidamente o incorporarse a algún programa de reproducción asistida.

Después de un fracaso en un tratamiento de reproducción asistida, el 50% de las parejas presenta alguna alteración psicológica importante. Se han evaluado a parejas después de haber fracasado en los tratamientos de fertilidad, encontrándose con que aparecen fenómenos emocionales muy variados, entre los cuáles se incluyen los siguientes:
  • La pareja se siente incompleta sin la presencia de un hijo, lo cual le impide disfrutar su relación matrimonial.
  • Disminuye o desaparece el placer en la relación sexual, ya que se asocia este vínculo sólo con propósitos reproductivos.
  • No se puede hablar del problema que los aqueja, éste pasa a constituir un tema tabú.
  • Se descubre que los miembros de la pareja no vivieron el deseo de paternidad con la misma intensidad, encontrándose que uno de ellos había realizado el tratamiento para satisfacer a su pareja.
  • Se instaura un conflicto de poder entre los miembros de la pareja, los cuales constantemente se reprochan uno al otro la falta de disposición en la tarea de lograr tener un hijo.
Las parejas que sufrieron este tipo de desequilibrios emocionales tendían a ser dependientes el uno del otro, con una relación muy simbiótica. Y aunque eso no sucede con todas las parejas a las que les diagnostican problemas de fertilidad, sí suele ser muy común el desgaste emocional en general, aún más después de tener uno o varios intentos fallidos de embarazo a través de los tratamientos de reproducción asistida.
Se dispone de escasos estudios acerca de las diferencias en las respuestas emocionales a la infertilidad entre hombres y mujeres. No obstante, se ha observado que la mujer tiende a verse más afectada. La tasa de sintomatología psiquiátrica es mayor en las mujeres infértiles en comparación con sus parejas.
Cabe considerar que están expuestas a sufrir el impacto psicológico de la infertilidad todas las parejas afectadas por una alteración reproductiva. Sin embargo, los datos empíricos indican que serían más vulnerables las parejas que presentan las siguientes características:
  • Pobreza de recursos psicológicos
  • Recursos financieros limitados
  • Ausencia de redes sociales de apoyo
  • Negación de la infertilidad
  • Estilo evitativo en el enfrentamiento de los problemas.
Finalmente, es importante mencionar que los fármacos utilizados en algunos de los tratamientos de fertilidad producen alteraciones del estado de ánimo. Por ejemplo, el citrato de clomífero utilizado en la inducción de ovulación produce irritabilidad, labilidad emocional y aumento de los síntomas del síndrome pre-menstrual. A su vez, el acetato de leuprolide, utilizado en la fecundación in vitro para la regulación hipotalámico-hipofisaria, puede producir, entre sus efectos secundarios, depresión, problemas cognitivos (de atención, concentración y memoria) y alteraciones de la motricidad fina.

Cuando se evalúa la relación de los pacientes infértiles con sus equipos médicos tratantes, se pregunta a los pacientes sobre la actitud del médico hacia ellos, sobre si se habían sentido escuchados, acerca de si se les había dado suficiente información sobre su diagnóstico, si encontraban que habían recibido apoyo en los aspectos emocionales de la infertilidad, etc. Resulta interesante comprobar que el grado de satisfacción de los pacientes respecto a la atención recibida fue significativamente mayor entre los pacientes que fueron atendidos en clínicas especializadas en reproducción asistida y fertilidad, que en aquellos que fueron atendidos en departamentos de ginecología de hospitales generales. También se detecta una mayor satisfacción entre las mujeres atendidas en conjunto con sus parejas, aunque fuera en una sola oportunidad, que en las pacientes que nunca fueron citadas con sus parejas.
Los aspectos positivos más destacados por los pacientes, susceptibles de ser mejorados, son: la cantidad de información y explicación recibidas, la actitud del médico, el apoyo en los aspectos emocionales de la infertilidad y la incorporación de la pareja masculina en el estudio y tratamiento (a pesar de los hallazgos sobre la importancia del factor masculino en la infertilidad, todavía se observa una tendencia a interpretar el problema como un asunto femenino).

En relación a la intervención terapéutica, se ha demostrado que son muy efectivos los abordajes dirigidos a aumentar las habilidades de enfrentamiento del problema. Frecuentemente ocurre que los pacientes que presentan reacciones evitativas desarrollan cuadros depresivos. La práctica clínica muestra que a medida que los sentimientos en relación a la infertilidad son verbalizados, disminuyen los niveles de angustia tanto en hombres como en mujeres. ¿Habéis hablado ya con las personas de vuestro entorno sobre esta situación? Desde EasyFiv os animamos a hacerlo, toda la sociedad debe dejar de tratar este tema como tabú. La infertilidad es un hecho y un problema común en muchas parejas, por eso no debéis tener ni miedo ni vergüenza a hablar de esta enfermedad. Abriros a los demás os ayudará emocionalmente a afrontar mejor el problema.

Igualmente, se recomienda que los tratamientos de fertilidad sean algo distanciados en el tiempo para "tomarse un descanso" entre uno y otro. Esperándose un tiempo, la pareja puede volver a coger el tratamiento con más ganas y con una mente más positiva, por eso no es recomendable la intervención en ciclos consecutivos, por el alto desgaste emocional de la pareja.

La crisis vital que rodea la infertilidad y la posibilidad de abordaje terapéutico al respecto, nos hacen subrayar la necesidad de la participación activa de los profesionales de la salud mental junto al equipo de reproducción asistida. Esta participación debe incluir educación y apoyo emocional a todos los pacientes que se encuentran en estudio y tratamiento de infertilidad. El trabajo terapéutico se reservaría a quienes presentan una sintomatología que requiere mayor intervención psicológica y psiquiátrica.

Por último, desde EasyFiv queremos animar y dar todo nuestro apoyo a aquellas mujeres, hombres o parejas a las cuáles se les ha diagnosticado algún problema de fertilidad. Aunque sea una situación difícil, existen varias soluciones, y nunca se debe tener vergüenza o pena por su problema, ya que cada vez existen más técnicas con las que tratar la infertilidad y muchas alternativas a la reproducción natural para quedarse embarazada. Sabemos que es una situación difícil y delicada, pero una mente positiva puede facilitar la situación, además de aumentar las posibilidades de quedarse embarazada. Así que ¡no os rindáis nunca!

Recordamos que podéis poneros en contacto con todo el equipo de EasyFiv para resolver cualquier duda o consulta. Solicita ahora tu primera visita gratuita con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!
 
Dra. Zineb Meski,
Especialista de reproducción asistida en EasyFiv.
¡Comparte en tus redes sociales!  
Información relativa a las cookies
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si usted sigue navegando por nuestra página web entendemos que acepta implicitamente nuestra política de cookies.
close